Contablemente los anticipos de clientes son un PASIVO, sin embargo para efectos del ISR dichos anticipos se consideran INGRESOS, esto de acuerdo con la Fracción I inciso C del Art 18, y al considerarlo ingreso deja de existir como deudas para efectos fiscales.

Los anticipos a proveedores tienen el mismo tratamiento que el de los anticipos a clientes en sentido contrario, es decir contablemente nos representan un ACTIVO pero para el ISR son DEDUCCIONES, de acuerdo con el último párrafo del Art 29 y por lo tanto dejan de ser créditos.

:arrow: Determinación del Ajuste anual por inflación